Ya estamos en Aquí Radio

sábado, 26 de mayo de 2007

Jaime López

Juan Jaime López Camacho (Matamoros, Tams. 21 enero 1954) es, sin lugar a dudas, uno de los grandes genios creativos de la música popular mexicana.

Desde 1969, en que llegó a la capital: "Venía a hacer la Prepa como buen campeón/y si la hice pero afuera del salón", López, aferrado a él mismo, se ha abierto paso y espacios, derrumbando obstáculos propios y extraños que han salido a su paso para finalmente (como el mismo diría: "¡México, creo en mí!") ser reconocido por un amplio sector de público y medios como un compositor con derechos propios, dentro de lo más granado de la composición musical en el mundo.

Si aplicamos el término "songwriter", escuchar a Jaime es descubrir la potencialidad del español en las letras de rock... y de cumbia y de danzón y de norteña: un deleite total.

Maestro de las aliteraciones: "Amar a Martha era mi tarea", "Era el ladrón de Laredo", no se restringe cuando se trata de soltar una cacofonía: "Si ya tu viscera cardiaca cacarea queja a queja" que canta, como bien lo dice, con un puñal clavado en el hígado.

Puntual como pocos, sabe cuando utilizar el artículo determinado 'el' o el indeterminado 'un' en sus canciones y es de los rarísimos compositores en español que no se postra ante la letra encajada a la fuerza y respeta la prosodia, dentro de un mar de esdrújulas y gerundios propios del castellano, para ponerse a la par de una lengua monosilábica como el inglés, más proclive al fraseo en el rock, sin desmerecer en absoluto.

Es dueño de una producción prolífera, con una amplitud muy poco usual en cuanto a la temática de sus canciones, con un dominio consciente del lenguaje, con un manejo preciso de los giros idiomáticos de nuestra geografía, con una adecuación rápida y rotunda de canciones en otras lenguas al español. A principios de los 80s preparó un espectáculo en el IFAL, para el cual montó, con un apego total al espíritu de otro gran compositor: Boris Vian, varias de sus canciones añorables y así escuchamos Je bois: "Chupar, sistemáticamente/para olvidar a los amigos de mi mujer" o la exquisita Fait moi mal, Johnny: "Azótame, con el latigote/azótame".

En el aspecto experimental de la música, ha sabido moverse en alianzas con músicos innovadores con quienes también ha marcado hitos dentro del rock mexicano. El laureado trabajo con José Manuel Aguilera en Odio Fonki y No más héroes por favor fue antecedido por el experimental y progre Cenzontle, basado en un poema de Pablo Ulrich, en 1983.

López, como pocos, ha sabido dar lectura a los aconteceres políticos y sociales del país y clarifica antes que muchos, las posiciones consensuadas de la izquierda de gabinete, de café, la utilitaria, la busca-chambas, la izquierda partidaria, institucionalizada y traidora ¿hay otra izquierda en México? causando escozor y rabia entre los gurús que se sienten intocables desde su púlpito de labia: "Los señoritos por siempre con sus desplegados/los señoritos de siempre en el mitin de hoy/en su importante grupito de no más de cien/los señoritos jugando a la revolución;/así se carguen a los de abajo/y hasta se caiga el propio país/siempre ha de haber escudos humanos/y un lugarcito a salvo en París".

Jaime ha sido especialista en inaugurar disqueras y sitios para tocar. Sus primeros discos de 45rpm: El General Constante, Bonzo/Mi amor no sirve de nada y Cenzontle echaron a andar los proyectos de sendas disqueras (que no pasaron de 3 discos) de Ricardo Pérez Montfort, Lunátic de Willie Luna y Unicornio-Penélope de Ilya y Yuri de Gortari.

En el plano radiofónico Jaime había grabado con Alain Derbez la adaptación para radio de El General Constante, que se transmitió por Radio UNAM. Para el '84 grabamos en Radio Educación, con la Cecilia, el espectáculo que ambos presentaban por entonces: Corazón de Silicón, una maravilla que logramos transmitir y que después de su salida al aire fue apañado, por el entonces director administrativo de la estación, cuyo apellido de no gratos recuerdos es Montañez y mandado borrar sin dar explicación alguna. Este, sin duda, ha sido el acto más gandalla que haya recibido yo en Radio Educación durante toda mi vida laboral ahí y que motivó que escribiera una carta de reclamo al entonces director: Héctor Murillo Cruz. Una censura de rebote, es decir. La cinta no fue censurada antes ni durante su salida al aire pero su confiscación y borrado evitaron la posesión y resguardo de un trabajo artístico por una decisión puritana.

Cuenta con una vasta producción fonográfica, es interpretado por más de una docena de artistas, es un letrista adelantado a su época, vive un presente creativo con una historia que, nostalgias al margen, es una sólida columna vertebral para el rock mexicano.



Conocí directamente a Jaime en casa de Lupe Sánchez (la cuarta integrante de 'Un Viejo Amor' que ya no apareció en las Sesiones con Emilia), allá por Miguel Ángel de Quevedo, a finales de los 70s. Fue la primera ocasión en que hablamos, yo lo había visto en las peñas (recuerdo 'El Nahual') pero hasta ese día charlé con él.

Posteriormente me convertí en su asiduo escucha desde el 'Foro Tlalpan': recuerdo muy claro el día en que compré ahí, recién salido del horno, el 'Boncito', su segundo disco como solista, con la portada de Ahumada.

En Editorial Penélope, junto con Ilya, Yuri, Ricardo Castillo, Pablo Ulrich, el Churribrí de la Bacha y demás tropa pasamos muchas horas reinventando el mundo.

Ya estando en Radio Educación, pues fue de mis primeros invitados.

Grabó una versión inédita de su danzón acapella 'Lo que te voy a contar' acompañado al piano por Jorge 'el Coco' Bueno y luego el Coco una versión a piano de la misma que utilizamos como rúbricas en la serie 'En el rol de todos los días'.

Reeditamos juntos '1a. Calle de la Soledad' en cd con la intención de darle cuerpo a 'Ilusiones Puerto Bagdad' y, dentro del mismo proyecto, utilizamos distintas grabaciones que habíamos hecho en Radio Educación y en mi casa durante varias sesiones. De un reven en casa surgió la idea de hacer un caset con esas rolas y así nació 'Oficio sin Beneficio' y al poco tiempo, con las que grabó para seleccionar el repertorio del disco 'Jaime López' (Nueva York, 1989) y que no fueron utilizadas, editamos 15 Demos', todos en 1992.

Tanto en su vieja guarida de Tennis, en la Country Club, como en Transilvania en la Del Valle, y recientemente en Portales, cuando llegas a verlo siempre está en posibilidades de mostrarte su trabajo reciente, la letra en papel y la canción a la guitarra o en archivo digitalizado.

Desde luego que Jaime es el músico mexicano que mas me impresiona, capaz de sorprenderme al paso del tiempo, reinventándose y divirtiéndome, siempre tiene una opinión propia y el coraje de vaciarla en una canción donde puede ganar, empatar, perder o utilizar un lugar común, eso sí, con voz propia.

Para disfrutar a Jaime López:

Discografía de Jaime López


Volver a los quince grandes

Obra de Jaime:
Video No ando buscando a Jesús
Video Blue Demon Blues

3 comentarios:

  1. Interesante tu blog, me acabo de encontrar con él y en verdad me alegra que se puede disfrutar un espacio así para estos músicos y letristas, grandiosos poetas, y poco valorados en general.
    Yo hice el video clip de No ando buscando a Jesús, también me alegró mucho que lo hayas puesto.
    Sería un gusto conocerte o comunicarnos por esto, creo que es importante mantener lugares como el tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Rodrigo y Jaime, dos talentos. Sería posible conseguir el video de la participación de Jaime en la OTI? Considero que es un material histórico, por encima de las críticas que despertó, ahí cambió la historia, porque lo subterráneo brincó hasta la ventana y dejó claramente lo que es la contracultura y lo que es la televisión. Abrazos Gerry Meneses

    ResponderEliminar
  3. Boletoso Gerry: gracias, pues no tengo ni la más mínima idea de donde encontrarlo. Supongo que debe andar rolando por la red en YouTube. Si no tal vez telerisa sea una opción.

    ResponderEliminar